lunes, 18 de octubre de 2010

Supersticiones rusas


 



¿Supersticiones?

¡Claro! Precisamente esta entrada es la número trece...

 
¡Qué susto (para los supersticiosos)!


¿Cómo así me decidí a tratar el tema? Pues les cuento que he acabado de leer un entretenido post acerca de Tuntankamón y resulta que la gente que había perturbado el descanso de aquel faraón, tarde o temprano tenía algún trágico final, por lo cual la gente empezó a creer en la superstición de la momia...


Yo pienso que cada uno es libre de creer en lo que uno quiera y prefiero que nadie use ciertos adjetivos calificativos al referirse despectivamente a la capacidad intelectual de quien cree que un gato negro determinará su destino en los próximos metros.

Aclarada la razón, les cuento que respecto a las supersticiones rusas, aquí la gente ve este tema más como una tradición que como una manifestación sobrenatural; (según ellos mismos) los rusos no son supersticiosos, simplemente hacen esas cosas porque es tradición, porque así han recibido aquella información de padres a hijos.


Bueno, durante la época de la Unión Soviética, todo lo relacionado a la hechicería o religión incluso, estuvo prohibido, solo recuerden la historia de la Matrona de Moscú, o tengan presente la navidad del 7 de enero. Pero la raíz de muchas creencias rusas, se encuentra enterrada en la más profunda oscuridad de los tiempos antiguos, por lo cual ni el cristianismo, ni los férreos soviéticos pudieron acabar con estas "tradiciones".



Para empezar les cuento que lo primero que a uno le sorprende en Rusia es que uno jamás debe entregar el dinero de sus manos directamente a las manos de otra persona, jamás. No me digan que eso es creencia de pocos, pues en cualquier local, y hasta en el McDonald´s del centro de Moscú tienen un recipiente (como bandeja o plato) llamado precisamente "monedero" (монетница monyétnitsa) para colocar el dinero y el cajero procede a tomarlo. Esa es la tradición y se usa el "monedero" tanto para entregar como para recibir dinero.


Hablando de pagos y hamburguesas de payasito, uno jamás debe colocar las llaves sobre la mesa, ¡jámás! Además que un ruso jamás puede tener botellas vacías sobre la mesa (de la casa o restaurante); si se acaba el vino, vodka o champán, rápidamente colocan la botella en el piso, y siguen tomando. Según ellos simplemente la retiran "para que no estorbe", pero la tradición es que si uno mantiene una botella vacía en la mesa, aquel brindis no se repetirá.

Siguiendo con el tema de la mesa, si de ella cae algún cubierto, dependiendo del género del cubierto, "es seguro" que viene un hombre o mujer a la casa de los rusos. La cuchara (ложка lózhka Femenino) y tenedor (вилка vílka Femenino) para las damas y el cuchillo (нож nózh Masculino) si viene un caballero.


Como anécdota personal,
yo confundía mucho

вилка (vílka tenedor) con
белка (byélka ardilla).


Otra tradición que tienen respecto a los cubiertos es que, cualquiera que coma o pruebe bocado de un cuchillo es alguien que se volverá cruel, por tanto si les ofrecen algo con un cuchillo solo quieren saber si son buenos en realidad (al rechazarlo).

Malos regalos.

Mucha atención, por más alma cazadora que tengan sus amigos rusos, no deben regalarles cuchillos (ni aquellos estilo Rambo).

¡Pésimo regalo!



Y a las damas rusas NO debemos regalar flores en cantidad par, porque en ese momento "paká" (пока, adiós).
   


Pero ¿por qué?

Según los rusos, "Бог любит троицу" (Bog lyúbit tróittsu) literalmente "Dios ama la trinidad", y si Él ama el número 3, este debe ser un número bueno, y por extensión todos los demás números impares son buenos.


Sí todos los impares son buenos, incluído el 13, porque en Rusia tradicionalmente no es malo, simplemente en la última época por influencia extranjera tiene un aire misterioso.

Volviendo al tema de los impares, como Dios ama los impares, el regalar 1 rosa, o 1 flor a una dama rusa, está bien y ella no se va a enojar; es más, ella lo agradecerá porque es un regalo "con la bendición de Dios". Lógicamente si son 3 o 5 o 7 o 9 rosas... mejor.

Ya imaginan lo que sucede con los ramos de flores en cantidad par. Son ramos destinados exclusivamente para los muertos en los cementerios.

Literalmente son un regalo sin la presencia de Dios. Por eso cuando los rusos (sí los rusos famosos pueden recibir flores) y las rusas reciben un ramo con bastantes flores, primero cuentan (sí cuentan rapido) antes de tomar con sus manos dicho regalo, pues el recibir ramos con flores en cantidad par, tradicionalmente es un muy mal signo, literalmente están "recibiendo la muerte".



Hablando de cosas sombrías, el umbral de la puerta es un sitio que genera cierta ansiedad entre los rusos. Si uno llega a la casa de algún amigo ruso, él (o ella) estrechan tu mano o afuera o adentro de la casa, pero no en el umbral.



Si un ruso está saliendo de una casa y se olvidó algo, no puede volver a entrar... ¿Solución? Alguien que estaba adentro, debe salir (debe cruzar el umbral) para entregarle lo que se le olvidó. Si mismo mismo, no hay nadie y le toca entrar, antes de salir de nuevo de la casa, debe mirarse en un espejo.



Aunque es incómodo verse en un espejo roto, es mejor no hacerlo porque esto podría tener consecuencias catastróficas y si algún espejo está roto, hay que desecharlo de inmediato. Los rusos te dirán que es para no tener basura en la casa... Y generalmente la basura no se saca en la noche (oscuridad), los rusos te van a decir que es "por seguridad" pero no te especifican contra qué.


Otra tradición muy particular es que, no se debe silbar, y no solo es algo prohibido en la casa, sino que silbar en la calle o en cualquier lugar está muy mal visto en Rusia, porque silbar ahuyenta las riquezas materiales, el oro, la plata y dinero en general. Entonces ustedes ya están prevenidos y así que protejan su dinero... No silben mientras estén en Rusia, a menos que quieran que sus riquezas se vayan lejos.

Hablando de viajes (ya sea en avión, autobús, barco o tren), los rusos no limpian la casa antes del viaje, pues ¡ay del viajero! Además para proteger al personaje en cuestión, antes de salir de la casa hacia el viaje, los miembros de la familia se reunen y todos se sientan cómodamente, esperan pocos segundos en silencio y se van levantando de acuerdo a la edad, empezando por el más joven.


Respecto al orden y armonía, si por error ustedes pisan el pie de un ruso (o rusa), luego de las disculpas del caso, él (o ella) gentilmente les devolverá el favor, pero no se alarmen que lo hará suavecito para equilibrar las cosas. No se resistan, pues si no se dejan pisar el pie, ahí sí hay problema.

Otra cosa inusual que pueden ver en la calle, es que los rusos (para alejar la mala vibra, energía, diablo o entidad negativa) escupen tres veces sobre su hombro izquierdo. Precisamente estaba conversando con un amigo acerca de salud pública y epidemias, cuando pronuncié la palabra rusa para "peste", de inmediato su anciano padre gentilmente me escupió tres veces y pudimos seguir con la amena conversación.

Dedicado al Médico (en Sochi)



No voy a hablar de medicina, pero cuando uno debe explicar alguna lesión corporal, uno debe explicarla a través de dibujos o como la imaginación dicte, pero uno no debe enseñarlo en el cuerpo de nadie, mucho menos en el propio.





Respecto al cuerpo humano hay una particularidad muy especial en Rusia y es que ninguna mujer comunica abiertamente que está embarazada. Bueno, me refiero que sí se lo comunica a su pareja y a su círculo familiar, pero fuera de este entorno de confianza, una rusa no desea exponer a su bebé a la posible influencia negativa (llámese desconfianza) de los demás.

Y extendiéndonos un poquito más respecto al tema de las futuras mamás, las rusas prefieren no darle nombre a sus hijos sino hasta que hayan nacido. Hay que tener presente que en Rusia no solo el clima es extremo, sino que esta tierra ha sufrido extensas guerras, conflictos y la mortalidad infantil era la norma, por lo cual siempre fue mejor esperar a que el niño o niña nazca y ahí sí otorgarle un nombre.

Damas y caballeros, luego de revisar lo que les escribí, no me falta nada importante, claro que de ahí existen mil y un tradiciones más. Mucho ojo, aquí en Rusia nadie es supersticioso.


;-)

Johan Daniel Estrella.